LA CRISIS ES DE TODOS

LA  GRAVEDAD DE LA CRISIS ECONÓMICA CONVOCA AL ESFUERZO SOLIDARIO DE NUESTRA SOCIEDAD

Por Pedro A. Prado

 

Estamos ante un desastre mundial provocado por la pandemia que afecta a todos los habitantes del país, originada en una causa ajena a la actividad empresarial. No es en consecuencia una crisis similar a las que nos tiene acostumbrada nuestra economía, y que las empresas deben afrontar en virtud del llamado  riesgo empresario.

Siendo así es el Estado  a través del sistema de seguridad social quien tiene a su cargo el deber de aportar los recursos y las soluciones, como lo evidencian por ejemplo las políticas que se aplican en la materia en los países europeos.

Pero como nuestro Estado es público y notorio que carece de los recursos suficientes a tal fin, lo razonable es que en lo que no alcance,  sean  todos y cada uno de los habitantes del país que estén en condiciones de hacerlo y en su justa medida, quienes contribuyan con su aporte.

Frente al escenario que generó la crisis, y con las empresas exhaustas y sin ingresos genuinos para seguir afrontando el freno de la economía que persistirá, es posible  ir ampliando aquélla base para  sumar  a otros factores económicos del sector privado y también del público a contribuir, pues  como se ve no sólo resultará imprescindible, sino que no  hay motivos para marginarlos del esfuerzo que todos debemos realizar, y que el país unido asumiría con orgullo y solidaridad.

Es que en una crisis que es de todos, no se ve  razón  para discriminar como por ejemplo ocurre  entre trabajadores, funcionarios y empresarios del sector privado y los que están en la órbita del sector público.

Son odiosas por cierto estas comparaciones pero obliga a señalarlas  la desesperación que hay en el sector privado, y en particular en muchas pymes y sus trabajadores, por la doble sensación de impotencia e inseguridad que viven por falta de ingresos, dilación o no pago de salarios, y el riesgo  de cierre y pérdidas de fuentes de trabajo, y de sentir ellos y sus trabajadores una suerte de discriminación al observar que el resto de la sociedad  al menos hasta ahora no corre tales riesgos y se muestra desentendida del problema, cuando cabría esperar que todos se sumaran solidariamente a su esfuerzo.  

Creo que las  urgencias  que impuso  la crisis de priorizar la lucha contra la pandemia, y de adecuar el sistema de salud y nuestra forma de vida  para protegernos a todos, desplazó  en  el tiempo -con toda razón-  estos análisis. Cuya primera mirada  además suele verse distorsionada por la práctica histórica  en algunos países como el nuestro, en los que es común atribuirle a las empresas  obligaciones propias del Estado que debe atender el sistema de seguridad social, como es el caso del actual art. 248 de la ley de contrato de trabajo que tiene casi 50 años de vigencia y que prevé una compensación a los causahabientes del trabajador fallecido, cuando debiera ser ya a esta altura reemplazado por una asignación a cargo del Estado al estilo de la de maternidad y otras.

Es necesario profundizar ahora el análisis del tema, que conduce a visualizar que la crisis es de todos y que deben afrontarla todos los sectores, y buscar alternativas para descomprimir las presiones y responsabilidades que las empresas del sector privado y sus trabajadores han debido asumir hasta el momento. Y  una manera más de auxiliarlas aparte de las ya en curso, es  repartir un poco más el esfuerzo entre toda la sociedad.

Debemos entonces encontrar los caminos que permitan esa colaboración generalizada de todos, que servirá también para unirnos más. Así como se analizan opciones de impuestos excepcionales a la riqueza, también habrá que ver cómo se logra la contribución  de otros miembros de los sectores privados y públicos que aún no han sido convocados a participar del esfuerzo.

Para que el  esfuerzo al que nos convocó a TODOS desde el primer día nuestro Presidente para luchar contra la pandemia durante el aislamiento, esté presente también para enfrentar entre TODOS la crisis económica, y  nos permita soñar  con encontrarnos al final del camino con una nueva Argentina, mejor y más unida.

……………

08/04/2020

http://www.legislaw.com.ar